viernes, 20 de mayo de 2016

El Encanto de los Ángeles.



Me ha ocurrido un montón de veces que ando buscando que leer en la Literatura Moderna.  Me he quedado casi de piedra al constatar que la figura de los ángeles y sus derivados pulula por doquier, no importa sí el autor es de Oriente o de Occidente. 

Pensé que estaba harta hasta la coronilla de los ángeles (siempre tan existencialistas y cargados dramas) pero sé da el caso de que recaigo en la lectura de libros y sagas angélicas como una mosca en una olorosa sopa. 


A veces el afán de leer (no lo voy a decir... bueno está bien, no es afán es vicio) puede más que cualquier fastidio, y es así como término leyendo otra saga juvenil cuya trama gira en torno a ángeles, nefilims o seres peculiares a los que se les da otro nombre pero que para mí siguen siendo ángeles. 


Podría citar unas cuantas sagas que están en boca de todo el fandom en las redes sociales, como es la saga Hush Hush, Cazadores de Sombras, Fallen, y etcétera. Ni voy a decir que la mayoría de estas obras han sido escritas por mujeres, porque todo aquel que anda en el mundillo de la lecto-escritura lo sabe. 


Pero no hubiese escrito una entrada más este viernes sí no fuera porque he sido víctima yo también, como escritora, de El Encanto de los Ángeles. 


Sí lo sé... podría estar buscando escribir una historia que me lleve por un camino fácil a la publicación editorial, pero dice mí gran amigo Carlos J. Eguren que no nos imaginemos pajaritos, porque de flores no está cuajado el camino a la fama literaria. Sí no quieres quedarte con el hálito del deseo dentro de ti y morir en el intento, a ver sí pasas y te lees Diez cosas que no te dicen de intentar publicar tu novela (y no morir en el intento).


Pero no es así... solo ha sido un impulso... algo que nació... quizás por influencia que sé yo. Pero lo que sí sé es que he caído. 


Exactamente no sé cual es El Encanto de los Ángeles en los escritores/escritoras. Pero sí sé que cuando golpea nadie puede resistirse. 
Hasta los clásicos han caído abatidos por ellos, véase no más a Jonh Milton y su Paraíso Perdido. 


El Encanto de los Ángeles es tan fuerte que sin pretenderlo escribí unos 50 páginas de seguido tan solo cuando me llegó la historia a la mente. Caprichosa, huracanada y llena de promesas. Más adelante estaré compartiendo algunos detalles de esta nueva historia. 


Y otra entrada más sobre Aenigma, o el grito silente. 


Seguimos con El Reto del Juntaletras. Cada vez más lento, pero siempre avanzando. 



Atentamente, La Autora.-