viernes, 18 de marzo de 2016

Retro in Phrase'm (Estoy de Regreso)

"Cuando me da por pensar de noche en mis defectos, 
me quedo dormido inmediatamente"
Oscar Wilde, 
escritor irlandés. 


Bueno, aquí estoy otra vez, a la carga. 


Unos cuantos días alejada de mí espacio y de mis escritos. ¿Será que no soy una escritora in-nata? La verdad no lo sé, pero lo intento. 


Aunque supongo que todos tenemos un tiempo en que ciertas responsabilidades nos coartan el tiempo para desarrollar otras actividades. Y no creo que esté del todo mal, porque en mí caso estos días alejada de lo que en serio me pone en movimiento me ha servido para cerrar un capitulo que sé que ya no va a quitarme más tiempo del prescindible. 


Sé que se supone que debería estar siempre compartiendo temas de literatura, o cine, o de las adaptaciones de los libros a la pantalla (Cazadores de Sombra, la serie, en mí opinión, es una adaptación muy. muy, muy, muy liberal con respecto al libro; aunque no la considero enteramente mala), pero se supone que este espacio es mí espacio, un espacio que he creado para poder hablar. 


Volviendo a las circunstancias que me mantuvieron un tanto alejada de mí blog, les cuento que ha sido muy productiva, y como ya les dije, me ha ayudado a terminar un ciclo y por ende me ha liberado espacio tanto en mí mente como en mí tiempo físico. 


No soy una experta en organización de tiempo, o de espacio, pero puedo decirles por experiencia propia que ha veces es bueno sumergirse en un solo proyecto por entero y terminarlo por completo, o adelantarlo lo más que se pueda, y no hacerlo paso tras paso, lentamente como las tortugas. 


Claro está, este consejo no se puede aplicar a cualquier proyecto o situación ya que en cada cosa existen unos margenes que varían entre una cosa y la otra. Lo primordial es dejarnos de fantasía y pensar de manera clara y lógica en los pasos que podemos ir dando para realizar ese proyecto o para resolver ese problema que nos quita energías y nos da tremendos dolores de cabeza. 


Otra cosa que he ido aprendiendo durante este año (el año en que estoy aprendiendo a ser YO) es que sí destinas una parte de tú presupuesto a un proyecto determinado automáticamente este dinero llegue a tus manos, sea por tú sueldo mensual o alguna comisión por un trabajo independiente, debes poner en funcionamiento ese proyecto. Así que sí necesitas, que sé yo, pongamos que inscribirte en un curso de inglés o algo parecido, y consigues el dinero para hacerlo, vete derechito a hacer eso mismo y ni mires los escaparates de las tiendas de ropa, ni mucho menos los estantes de las librerías, porque la ropa y los libros nuevos tienen un embrujo muy fuerte del que es difícil escapar.


Lo más seguro es que invirtiendo todo en un solo proyecto nos vamos a quedar sin un peso en los bolsillos (como estoy ahora mismo), pero estaremos satisfechos de esta situación, porque les aseguro que no hay una sensación más gratificante que esa que sentimos cuando hemos cumplido con nuestro deber, y más cuando este deber es con nosotros mismos. 


Yo me estoy poniendo muy amante de la organización y es que les aseguro que esta es la herramienta del éxito. Eso sí, no debemos confundir la organización con la obligación férrea de seguir un programa establecido minuto a minuto, porque no somos máquinas. 


Tapas de ánimo de El Bar de Los Sueños {www.legrancoach.com}:
Fuente: www.legancoach.com

Los sueños son el motor que debe de impulsar nuestras vidas, y sí nos encajamos a un esquema que nos dicte hasta el tiempo de tomar agua vamos a sabotear nuestra capacidad de soñar. 


La cuestión es soñar y organizar nuestros sueños. Sí sabemos que queremos, sí desarrollamos estrategias para lograr lo que queremos, estaremos siendo soñadores ordenados, y el margen de fracaso en nuestras metas será un tanto menor que sí solo fuéramos detrás de los sueños como los perros corren detrás de su comida. 


Otra cosa es la siguiente: no creo que la experiencia de alguien sea la formula para poner en práctica en la vida de todo el mundo; cada cabeza es un mundo, y todas los mundos funcionan ligeramente distintos. Así que lo mejor que podemos hacer es mirar la experiencia ajena, y tomar pequeños detalles para aplicarlo en las nuestras, siempre adaptándolo a nuestra realidad. 


Parecerán consejos tontos de una soñadora que está aprendiendo a ser ella misma, pero les aseguro que nunca está demás prestar oídos (en este caso ojos) a los consejos; el conocimiento nunca está demás; el conocimiento es vida. 


Así que ya saben soñadores: SOÑEMOS CON ORDEN. 


Atentamente, La Autora.-