lunes, 20 de junio de 2016

Los Bajalunas.



Quisiera escribir de ellos como sí de una historia se tratara. Podría empezar por "Erase una vez" pero esto no es un cuento de hadas, aunque podría parecer. La historia que hoy les cuento es más bien algo que he sacado de la vida real, es parte del vivir diario y de las cosas que pasan sin concierto previo. 


Climb up to the moon:
Luna querida, objeto de tantas mentiras.
 Fuente: Pinterest.
Yo los conocí desde casi mí nacimiento aunque no me percaté de ello. Los Bajalunas siempre han estado aquí. Andan entre nosotros disfrazados de humanos corrientes esparciendo su hechizo en todos los rincones. No todo el mundo se percata de Los Bajalunas, aunque sí hay quienes nacen con el don de conocerlos a la primera palabra, me gusta creer que soy una de esas; otras personas por el contrario aprenden de sus experiencias a reconocerlos. 


Describir a Los Bajalunas es ardua tarea, puesto que no responden a un canon establecido. Uno podría ser bajo de estatura con el cabello castaño, el otro un poco más alto pero de tez oscura, y un largo etcétera tan amplio como la diversidad de la raza humana. Los Bajalunas más bien se caracterizan por una sola cosa: su capacidad de pintar un mundo de ilusiones


una escalera para bajar la luna:
Así tienden escaleras de ilusión. Fuente: Pinterest.
                                    
Los Bajalunas no obstante no pertenecen a la noble estirpe de los Escritores... bueno quizás uno más que otro sí...su capacidad de pintar un mundo de ilusiones tiene más que ver con la mentira pura y simple. No son poetas, pues sus mentiras a pesar de estar bañadas en las más dulces mieles no tienen la intención de sosegar los corazones. No son cantantes, porque su música no es una melodía eterna. No son pintores porque aunque manejan los colores tienen la incapacidad de apreciar la belleza que los rodean. 


Estos seres, Los Bajalunas, siempre andan a la casa de incautos, sí son mujeres mucho mejor, a los que poder hechizar con banales promesas para lograr fines cuando menos que egoísta. Prometen cosas como bajar la luna, pero no tienen la fuerza necesaria para fregar un plato. Crean castillos y no saben pagar una factura eléctrica. 


Enamoran corazones sin importar que se rompan... pero lo peor de todo es que el mundo parece llenarse cada día más de estos seres. 


Cuantas lagrimas se han derramado en el altar de Los Bajalunas, sería imposible contarlas. A través de toda nuestra historia como raza estos seres han hecho de las suyas. Solo en los últimos tiempos han perdido fuerza, puesto que son más quienes están preparados para identificarlos. Por esa razón han intensificado su ataque. 


Los Bajalunas, están presentes en todos lados. Debemos de evitar caer en sus trampas. Hombres y mujeres terminan a diario usados por estos tunantes y sus fines egoístas. 


Es imposible aquí dar un manual de sus características, pues como ya ha sido dicho estas varían de individuo en individuo, pero es fácil darse cuenta en un par de días, puesto que no pueden frenar la cantidad de promesas que salen de sus labios. 


Los Bajalunas, siempre prometen cosas imposibles, ilusorias y poco realistas. Ojo con ellos, puesto que a la larga no te bajarán la luna, sino el ánimo o peor: anularán tus sueños. 


Atentamente, La Autora.-