martes, 9 de febrero de 2016

El Reto del Juntaletras: ¿soy una brújula o un mapa?

"Lo último que uno sabe
es por donde empezar"
Blaise Pascal, filosofo 
y escritor francés. 



Bien lo decía el sabio filosofo Blaise Pascal, "Lo último que uno sabe es por donde empezar", toda la razón le ha de ser dada. 


Según Carlos J. Eguren, en su entrada titulada ¿Eres un escritor brújula? ¿Eres un escritor mapa? existen dos tipos de escritores que son: aquellos que van escribiendo según les nace, sin orden ni concierto, solo llevados por el influjo de la musa, o bien por un imán como se mueven las brújulas; y están aquellos que esquematizan todo de principio, ya sea mediante fichas, tableros, y un largo etcétera como larga puede llegar a ser una novela. 



Y yo, ¿qué soy? 

Para saber sí eres un escritor brújula o un escritor mapa solo tienes que mirarte a ti mismo, es decir, observar como es tú modus operandi a la hora de plasmar tú historia en un papel.


Yo tengo la manía de que soy una chica-desorden y que por eso crea listas para ser algo-un-poco-más-ordenada. ¿Alguien me entenderá algún día? Puedo jurar en mí defensa que intento ser lo más ordenada posible; el hecho de que vaya fracasando de intento a intento no significa que no lo haga.


Bueno, el fin es que yo soy una escritora mapa, al menos esta vez; aunque Carlos J. Eguren diga que sí sé es mapa o brújula la primera vez, así te quedas para siempre. Y le doy la razón casi la mayoría de las veces. 


Después que te enganchas con un sistema, te es bastante difícil soltarlo. Y es que creando tus listas, tus esquemas, y poniéndole un orden relativo a todo eso que bulle como un pandemonio en tú cabeza tienes más seguridad de escribir lo que realmente te imaginas. 



¿Porqué soy una juntaletras mapa?

La razón es bastante simple; tengo muchos proyectos de novelas, bocetos de historias que no acaban de nacer; pero están ahí, escritas, bocetadas, solo esperando que algún día su dueña tenga tiempo de dedicarse por entero a ellas. Y puedo volver una y otras vez sobre ellas, porque a cada paso he escrito cada emoción y cada sentimiento. 


Así ha ocurrido con Aenigma, o el grito silente. Desde que brotó en mí cabeza cogí bolígrafo y empecé a esquematizarlo. Esto lo hago siguiendo unos pasos sencillos, esos mismos que los profesores nos imponen para los análisis literarios, y que son: 


Preguntas y Respuestas.
  • ¿de qué va a tratar la novela?
  • ¿quienes son los principales personajes?
  • ¿cómo se describen los personajes?
  • ¿en dónde se desarrolla la obra?
  • ¿tienes un posible final?
  • ¿cómo la titularías?

Y escribo las respuestas, en las cuales me comporto como una escritora brújula, pues las respondo por instinto, nada de tecnicismos, solo lo que aflora en mí cabeza; luego hago el primer capitulo que es un bosquejo de la historia completa, a partir de aquí cuando veo ya definida mí historia procedo a lo más importante.




Esquema de los capítulos
HAGO UN ESQUEMA CAPITULO POR CAPITULO Y LES COLOCO LOS TEMAS GENERALES QUE VOY A DESARROLLAR EN CADA UNO. 


No obstante, este esquema no es restrictivo, ¿porqué acaso la imaginación tiene límites? Pues yo opino que no. A veces esquematizo, no sé, digamos un cuento o una noveleta, que cuando empiezo a darle vida termina siendo una novela. Todo depende. 


No sé sí sé podrá ser un escritor brújula y mapa al mismo tiempo, pero creo que convendría tratar de tener un poco de los dos a la hora de escribir, y más para culminar nuestro Reto del Juntaletras a tiempo y con óptimos resultados. 


Eso es todo, yo continuaré haciendo crecer a Acertijo y a sus habitantes, para que puedan ver la vida algún día bajo el título de Aenigma, o el grito silente




Atentamente, La Autora.