lunes, 29 de febrero de 2016

Escribiendo en Lunes; soñando Domingo.

"Las palabras pueden ser como Rayos X 
si se usan apropiadamente: lo atraviesan todo"
Aldous Huxley,
novelista y poeta
inglés



Es bueno desaparecer durante un tiempo... así cuando vuelves miras las cosas en perspectiva desde un antes y un después... así he estado haciendo con el blog: enliandome con el en un juego amoroso de te escribo y tú creces para luego abandonarlo por unos días.


Y es que a veces la intermitencia en una cosa va haciendo crecer otra... mí novela Aenigma, o el grito silente por ejemplo (ya que esta es la historia que me tiene atrapada, y va a salir sí porque sí), o alguna que otra noveleta o poema que tengo. El caso es que cuando me alejo del trabajo lo hago del blog. Al principio esto no era adrede (todavía no lo es), pero le he hallado un beneficio a esto y un motivo.


PESADILLA VENTANAS. Windows onto nightmares:
Pesadilla.
Sé que sonará a masoquismo del bueno, pero no me hallo escribiendo el blog en la tranquilidad de mí hogar; nada; escribir en el blog se me da así como estoy escribiendo justo ahora: con pocos minutos de tiempo y dándole chance a mí jefa de llegar. Pero, ¿qué se le puede hacer? !Así soy yo y punto!


Pero igual hoy tenía que escribir aunque fuera sábado o domingo, o aunque fuera lunes yo hubiese decidido quedarme en mí casa descansando (tengo una gripe tremenda). Y es que justo anoche tuve el sueño más extraño de mí vida. Se supone que en el mismo debí sentir miedo o algo por estilo, pero nada de eso. En cambio, estaba en el sueño viviendo algo pero casi consciente de que esa no era mí realidad. Siento que soñé con soñarme un sueño, o algo así.

No obstante no haber sentido la aprehensión del miedo, el sueño me dejo con muchas dudas, la primordial ¿por qué ese sueño? y es que los dominicanos tenemos esa costumbre, adoramos buscarle un significado a los sueños porque tenemos la creencia de que nos darán algún tipo de respuesta a nuestros problemas. Aunque no me caería mal que este sueño tuviera alguna respuesta a como ganarme la lotería, mí pregunta va por el camino de que sí ese sueño lo soñé influenciada por algo que vi o leí. 


Fotografías que retratan las pesadillas infantiles:
Fotografía que retrata una pesadilla infantil. 
Nunca me ha gustado soñar con niños, siempre estos sueños son aterradores, no sé porqué. Una vez soñé que unas manos desconocidas me entregaban una niña preciosa de pelo negro, una bebé de unos 8 meses, y cuando quise devolverla mí madre me dijo: "No, quédate con ella... esa es tú hija"... ¿en serio? Eso de andar teniendo cosas que no recuerdas y no logras atar es lo malo de los sueños. Pero el hecho se torna peor cuando sueñas, con niños, pero que de algún modo están y no están. O sea, que son fantasma o espíritus. 


Y aquí entra en juego un aspecto de mí bastante importante: Soy más miedosa que Shaggy, de Scooby Doo. Hasta ahí las cosas continuemos.


Pues bien, sucede que en el sueño esta quien les escribe estaba en su casa, recuerdo que haciendo lo mismo que me había pasado la tarde haciendo: limpiando la casa, cambiando muebles de lugar, erradicando el polvo y las telarañas. En un momento determinado yo estaba limpiando el pasillo que va al baño y a las habitaciones cuando se me acerca una niña de unos 10 años y me dice que ella puede mover el mueble por mí... yo le respondo que no, puesto que es muy pequeña... ella me pregunta ¿cuantos años crees que te llevo? Yo me quedo pensando y le digo a mí madre, y esta me dice que esa niña es más vieja que yo... entonces yo le respondo a la niña, que ella es 20 años más mayor que yo... a lo que la cosa esa me dice: te equivocas, siempre te equivocas con los números... yo soy 180 años más vieja que tú. Y en una transformación para nada espectacular en frente de mí lo que quedó fue un demonio en blanco y negro con un liquido negro supurandole de los pies. 


¿Grite? En sueños sí, pero creo que en la realidad no me salió porque nadie tocó a mí puerta preguntando sí me pasaba algo (o ¿será que ya en mí casa están acostumbrados a mis pesadillas?). 


Se que es lo más tonto, pero yo soy así. Los sueños cuando son extraños y no les encuentro una cohesión entre mí realidad y ellos, se me quedan bien clavados en la memoria y les doy tantas y tantas vueltas que me mareo. 


Hoy quizás no sea un día para andar absorta en sueños, así que luego que termine de escribir esta entrada voy a tratar de enterrarlo hasta que tenga tiempo de volver sobre el. Lo voy pensando y puede que termine dentro de un cuento o alguna historia de esas que tengo inconclusas. 


Espero la pasen bien, y se cuidan.


Atentamente, La Autora.-